Susto y miedo

Pues sí, hemos entrado de lleno en la etapa de los sustos y los miedos.

Creo que ya os había comentado que Pitufin cogió miedo a la cortina de la ducha del baño, tanto que ni entra, se sube al escalón y mira y nos dice: Mamá, susto cortina, miedooooo… Y no hay manera de que se le pase, y eso que le explicó que no da susto y que si se mueve es por el secador del pelo, pero es aún pequeño para entender eso.

Pues los sustos y miedos como dice él han ido creciendo, ahora casi todo le da susto, los voladores los tiene pánico, además hubo una fiesta que en casa se sentían mucho tanto que de noche lo despertaron y luego no había forma de dormirlo, y se pasó más de una semana cada vez que lo iba a dormir diciendo: Mamá, voladores susto!!!! Y ya os podéis imaginar lo que me costaba que se durmiera, porque hasta que no se relajaba no se dormía.

Ahora está con que le dan susto y miedo los payasos, hasta nos ha dicho que hay uno en la cochera dónde guardamos el coche, y dice que lo tiene que pillar su padre con el coche, y al ir a dormir empieza con el tema payaso, o al despertar dice: Mamá, palo al payaso, susto por los aires!!! 

Como veis hace sus explicaciones, y te cuanta a su manera lo que le da susto y miedo. Además hasta le cambia la cara, igual está tan tranquilo jugando y oye algún ruido a algo que no sabe que es que pega media vuelta y se viene corriendo para que lo coges en brazos.

Hasta ahora aparte de la cortina del baño no tenía miedo, pero ahora es a todo. Espero que sea una fase y se le vaya pasando porque no sé cómo haremos para bañarlo en la bañera ya que es pánico lo que tiene a la cortina, ni sé cómo voy a lidiar con ello, de momento seguir bañandole en su bañera que apenas cabe…

¿Habéis pasado con vuestros hijos por esta etapa? ¿Les duro mucho? Decirme pues la verdad que hay momentos que no sé cómo decirle que no tenga miedo a esas cosas.

Nos leemos!!!

Más virus y caída 

Pues nos libramos de los virus casi 4 semanas completas, casi 4 semanas enteras sin faltar a la guardería todo un récord para Pitufin. Pero claro el virus estaba al acecho y zas!!! Otitis otra vez, eso sí sin fiebre pero en modo quiero todo lo que veo, y si no lo consigo lloro…. Me puede cuando se pone así pues no atiende a razones y es duro lidiar con él. Sí está malito, pero no puedes tener todo lo que se te atonje y menos en el acto.

Con la otitis nos mandó el pediatra antibiótico y otra vez las batallas para dárselo. Es un show, 3 personas para que lo tome porque yo sola no puedo. Os pongo en situación, lo tumbamos en la cama, mi marido le sujeta los brazos, mi madre las piernas, y yo con la jeringuilla le voy dando la medicación y él montando un pollo del copón con lloros y haciendo ascos para que no se lo de, y así todas las veces…

Con esto empezamos el viernes…. Y el sábado para rematar se cae en el sótano de casa y se manca en la pierna izquierda y anda mal, lo llevo para el ambulatorio de urgencia y la médico sale un momento y me llama a un aparte y me dice: Llévalo al hospital, diles que lo mandé sin verlo porque aquí hay muchos enfermos y por si le tienen que hacer una radiografía. Llamo a mi marido que venia de camino, y nos vamos con Pitufin para urgencias del hospital, que como no estaba hasta arriba y con muchos niños, por lo tanto a esperar yo 3 horas con él y Pitufin protestando porque se quería ir. Y como le explicas que tiene que esperar a que lo vea un médico???? Me las vi y me las deseé para calmarlo, y entretenerlo en el tiempo de espera, hasta se durmió el pobre y fue cuando nos llamaron para el box,  y allí  1 hora esperando a que lo vieran. Yo me subía ya casi por las paredes, Pitufin dando golpes a la camilla, quería que le pusiera dibujos en el ordenador que había en el box, ya no sabía que hacer y allí no venia nadie, entro una enfermera al verlo hablar y le dije que estaba ya cansado de esperar que llevábamos muchas horas y el niño estaba ya cansado de estar allí, y por fin al rato vino la médico y me pidió perdón por la tardanza y le miró pierna, y nada el andar cojeando era del golpe, no le vio esguince ni nada, darle Dalsy y seguir la evolución y si perdura lo de seguir cojeando llevarlo a su pediatra a ver….

Yo que tenía pensado pasar un fin de semana tranquilo se me torció en un momento, lo bueno que Pitufin se portó muy bien cuando lo vio su pediatra y la médico del hospital, ya va pillando tablas en esto de que lo vean los médicos, espero que ahora con el verano cerca los virus nos dejen en paz….

Nos leemos!!!!

Mi Pitufin

Hace tiempo que no os cuento las novedades y avances de Pitufin. Y es que los virus no nos han dado tregua y aún seguimos peleando con los mocos y la tos que se tarda en quitar.

Como sabéis Pitufin empezó a ir a la guardería en enero, y nos ha costado mucho trabajo que se adapte con tanto virus, pero bueno ya hemos ido avanzando y le gusta ir y ya juega con los otros niños y come la galleta que les dan a las 11 mientras les leen un cuento, eso sí aún no les habla nada y eso que en casa no para de hablar. Aún tiene días que llora, pero bueno como me dicen las monitoras son fases y se está adaptando y tiene que ir pasando por todo a su ritmo.

En el hablar ha avanzado mucho, ya te cuenta las cosas a su manera, aunque a veces te cuesta seguirle el hilo de lo que te va diciendo ya que siempre mete alguna palabra nueva y al principio las dice a su manera hasta que las va diciendo bien y le entiendes.

Es muy gracioso verle con nuestro gato Indy, que lo ha rebautizado él como Tinti ya que cuando lo ve le cuenta cosas y hasta le quiere dar patatas fritas jajajaja… Indy o Tinti lo va tolerando más pero claro cuando Pitufin se emociona con los discursos que le da se marcha, jejejeje…

También hemos llegado a la etapa de los sustos y miedo como él dice cuando algo le asusta. Le pilló miedo a la cortina de la ducha y cuando estoy en el baño y viene detrás de mí está todo el rato: Mamá cortina susto, ducha, agua miedooooo… Y así sigue el mismo patrón con las demás cosas que le dan miedo.

Le gusta mucho cantar canciones a su manera también cada poco viene de la guardería cantando algo nuevo y haciendo los bailes, es muy gracioso. El otro día antes de llevarlo para la guardería, se pasó mucho rato bailando y cantando la yenca, para partirse de risa viéndolo saltar y decir izquierda, 2, 2, 3, 3…. Como digo lo canta a su manera.

Sabe los números del 1 al 10, los colores te los va diciendo cuando ve los coches, es muy gracioso ir por la calle con él.

Cada día es una aventura con él ya que va interactuando cada vez más con nosotros, con la gente le cuesta más se pone tímido y no habla pero será cuestión de tiempo como todo.

Hace sus trastadas como coger el hervidor del fregadero y tirarse el agua que tiene por encima, tirar la comida del plato al suelo, tirase por encima el agua del bebedero del gato, sacar todos los zapatos del zapatero…. Y alguna más que ahora no me acuerdo.

Como podéis ver no me aburro con él, lo único que me gustaría que comiera mejor y durmiera de tirón toda la noche, pero bueno no todo iba a ser perfecto.

Nos leemos!!!!

10 años sin ti

10 años sin ti abuela, y te sigo echando de menos.

10 años que te fuiste y se me partió el corazón en mil pedazos, no supe asimilar bien ni tu enfermedad, ni tu muerte, me costó mucho salir del pozo en el que me dejó tu marcha.

Me hubiera gustado compartir contigo tantas cosas que he vivido en estos 10 años.

El que me enamoré de nuevo, que me casé y al fin vi cumplido mi sueño de ser mamá de un niño maravilloso, que sé que te hubiera gustado mucho tener entre tus brazos y llenarlo de besos.

Hoy se cumplen estos 10 años sin ti y te extraño tanto. El no poder hablar contigo, reír contigo tantas cosas…

Te quiero y no te olvido abuela.

Carta a los virus

A la atención de todos los virus: 

Mis muy no estimados virus, les ruego por favor el ir ya haciendo la evacuación de mi casa, en la cual creo se han sentido muy agusto, ya que llevan instalados aquí desde Navidad que hicieron su primera visita los de la gripe.

Supongo que los tratamos bien ya que ellos han ido “invitando” a sus colegas los virus catarrales de las vías altas, los de las otitis que esos vinieron por dos veces, el de la conjuntivitis, el de la faringitis, el de los mocos verdes, y por último y más malicioso el virus de la herpangina que pilló Pitufin.

Se han alojado en nuestros cuerpos sin previo aviso y sin ser invitados. Y lo que es peor en ocasiones sin dar treguas entre unos y otros.

Les ruego encarecidamente que vayan haciendo el equipaje y salgan ya de una vez de mi casa, vayan de vacaciones a otros climas y otros ambientes, ya que creo les vamos a ser ya aburridos, y por supuesto​ les pasaré las facturas de medicación por su causa y por perturbación de la paz de mi hogar.

Atentamente SuGuTsU.

Mala madre

El post de hoy va a ir un poco ironico, el motivo es por las personas que siempre quieren meterse en tú manera de educar o cuidar a tu hij@ y te hacen sentir “mala madre”.

Empiezo:

He sido una “mala madre” por tener a mi hijo con 40 años: CULPABLE. Pero una no puede quedarse embarazada cuando quiere, o por obra y gracia del espiritu santo. La vida es así, cuando era más joven no tenía pareja, luego cuando la tuve fue una relación tormentosa que acabó mal. Luego ya llegó a mi vida mi marido y padre de Pitufin y costó tiempo el quedarme embarazada.

He sido una “mala madre” por tener a mi hijo con la epidural: CULPABLE. En principio no la quería pero cuando el dolor aprieta y es posible tener un alivio pues oiga habrá que poner remedio.

He sido una “mala madre” por darle solo un mes pecho a mi hijo: CULPABLE. Que la leche materna es lo mejor, pues sí, pero lo intenté todo para seguir con la lactancia materna pero me fue imposible no se enganchaba bien, se me pusieron los pechos muy malos y al final tampoco hubiera podido seguir con ella por la depresión post-parto.

He sido una “mala madre” por dormir con mi hijo en su habitación: CULPABLE. Pero cuando lo pasamos a la habitación era muy pequeño y en nuestra habitación no cabía la cuna grande, y consideré que era mejor dormir con él en su habitación que pasarme la noche paseando de una habitación a otra y no poder descansar ninguno de los tres, y también porque Pitufin duerme mal.

He sido una “mala madre” por darle a mi hijo el chupete: CULPABLE. Pero la mayoría de los bebés usan chupete y durante mucho tiempo, por eso no creo que yo se la peor “mala madre”.

He sido una “mala madre” por dormir a mi hijo en brazos: CULPABLE. Mi hijo es un niño muy nervioso y necesita de ese apego para quedarse dormido, que ya tiene 2 años y pesa mucho es verdad, y que mi espalda se resiente también, pero ya que duerme mal no lo voy a dejar sin dormir todas las noches a pesar del agotamiento que me trae este hecho.

He sido una “mala madre” por llevar a mi hijo a la guardería: CULPABLE. Me hubiera gustado no llevarlo claro que sí, pero mi hijo no entablaba relación con ningún niño o niña de su edad, le llaman más la atención los niñ@s mayores que él y por eso tomanos la decisión de llevarlo a la guardería para que se adapte a estar con otros niñ@s de su edad y llevar una rutina medio escolar que pronto va a tener que llevar.

He sido una “mala madre” por darle muchos mimos y besos: CULPABLE. Pero personalmente creo que dar mimos y besos es algo esencial para nuestros hijos, que sientan ese amor es importante.

En principio creo que es todo lo que ahora se me viene a la cabeza, pero seguro que hay muchas más cosas en las que se “meten” esas personas sin tu preguntar su opinión, y a veces los más gordo es que también lo hacen los que no tienen hijos.

Los que tenemos hijos sabemos que cada niñ@ es un mundo, y lo que va bien para unos no va bien para otros y nosotras las “malas madres” sabemos que es lo mejor para nuestros hijos. Que a veces cometemos errores pues sí, y más si somos padres primerizos, pero a lo hecho pecho y seguir hacía adelante siempre aunque nos cueste y estemos agotados física y mentalmente. Todo lo que hacemos es con amor hacía nuestros hijos, y no necesitamos que nos incordien con tonterías.

Dicho queda!!!

Nos leemos!!!

Agotada

Etiquetas

,

Pues sí, así estoy agotada física y mentalmente y es que ya no doy más de si.

Hoy en día llevamos un ritmo de vida que es muy estresante, estamos todo el tiempo de un lado para otro sin parar para poder llevar acabo todas las cosas. Y eso repercute con el tiempo en nuestra salud, y a mi el hecho de estar en la tienda, hacer la compra, la casa y cuidar de Pitufin me está pasando factura.

Como sabéis Pitufin empezó a ir a la guardería en enero, y claro fue empezar y virus al canto, no salíamos de uno y ya estaba con otro y así no acaba de adaptarse a la guardería bien, y eso es para mí una situación que me tiene en tensión, dejarlo la mayoría de los días llorando, o si entra bien luego me dicen que solo quiere estar con las monitoras y nada más que no las ve llora.

No sé si el motivo es que se ha vuelto muy dependiente conmigo y ve en ellas otra figura materna, o que se agobia con los otros niños. Ya ni sé que pensar, ni que hacer la situación me está llegando a superar y me tiene de verdad preocupada. Aunque todos me dicen que es normal, que ya se acabará adaptando me deja mal cuerpo y sensación de ser mala madre por no saber cómo actuar.

Yo creo que se ha vuelto más dependiente de mi desde que se puso malo, y se pasó casi todo el mes de febrero en casa, y claro al estar malito los mimas más y luego el tiro te sale por la culata. Para que vuelvan a comer les das lo que les gusta, juegas con él a lo que quiere y al querer volver a la rutina normal les cuesta.

Sigue durmiendo fatal, alguna noche he estado con él en brazos 3 horas y ya os podéis imaginar cómo tengo la espalda, lo meto a la cama conmigo, a pesar de que mucha gente me dice que no lo haga, pero cuando llevas noches y noches sin dormir recurres a lo que sea con tal de que descanse unas horas y tu también aunque no sea de la mejor manera. Tal vez lo hemos hecho mal desde un principio que lo pasamos a su habitación a la cuna y yo me pasé a dormir con él para no andar despertando el padre y yo los dos a la vez. Ya no sé qué pensar, a lo hecho pecho…. Y ahora a apechugar con las consecuencias… Es lo que tiene ser padres primerizos, haces las cosas pensando que es la mejor manera y luego resulta que no. En fin que no sé tampoco que hacer para que duerma toda la noche del tirón, o por lo menos más horas seguidas, luego vas al pediatra se lo comentas y te sale con que es normal son fases de insomnio y apegos a las madres por la edad que tiene de 2 años, será normal según ellos, pero yo estoy que no puedo más, sólo desconectado un poco de la situación el rato que estoy por las mañanas en la tienda, ya que por las tardes tengo que dormir para poder sobrevivir a las noches.

Y éstos horarios de dormir por las tardes, también me quitan tiempo de hacer cosas, y pasar tiempo de estar tranquila y disfrutar de Pitufin sin la tensión de por las mañanas de por semana cuando va a la guardería.

También me ha afectado a mi manera de ser, estoy más gruñona por todo, me cambia el humor fácilmente y el tiempo con mi marido a solas no lo puedes disfrutar por el cansancio acumulado.

Sé que la situación no va a durar para siempre pero me está superando, ya he tenido ataques de ansiedad por la tensión y me siento nula pues cuando me dan no puedo cuidar de Pitufin y me siento malísima madre por ello, pues él no entiende porque su mamá no puede estar con él en esos momentos, y llora y me llama.

Tengo la gran ayuda de mis padres y mi hermano que también nos ayudan con Pitufin cuando yo estoy mal o trabajando con mi marido en la tienda, pero es verme a mí y solo quiere estar con mamá y más si es por las noches.

Sé que no vienen con manual de instrucciones pero ahora mismo daría gracias al cielo si hubiera uno que me funcionara para arreglar toda esta situación y estar más tranquila y relajada para cuidar y disfrutar con mi Pitufin sin tantos comederos de cabeza.

Sí alguien ha pasado por algo parecido y me puede orientar un poco os lo agradecería mucho, pues estoy bloqueada mentalmente y agotada físicamente…

Nos leemos!!!

2 añitos

El día 11 de marzo cumpliste 2 añitos, 2 añitos que han pasado en un suspiro.

Hace 2 años me pusieron un bebé chiquito en brazos de 3,070kg con los ojos abiertos como platos, y ahora tengo un pequeño hombrecito que no para en todo el día, corriendo de un lado para otro sin parar. Aprendiendo cosas nuevas, hablando sin parar y cada día diciendo palabras nuevas que muchas veces no entiendo pues las dices a tu manera.

Este cumple lo pasaste malito, pero tus ojos se iluminaban con cada regalo, y con la tarta de la Patrulla Canina.

Creces muy rápido, ya vas a la guardería cuando no estás malo, y para el año que viene ya al colegio, da vértigo ver cómo pasa el tiempo.

Te queremos mucho, cada día que pasa más, aunque nos agotes y muchas veces nos colmes la paciencia. Eres lo más grande de nuestras vidas.

Feliz 2 añitos mi amor!!!

Si no lo vivo, no lo creo…

Como reza el título del post de hoy, si no lo vivo, no lo creo.

Y es que en menos de una semana he vivido dos situaciones de las que cada vez que lo pienso no doy crédito, y eso que pasé por ellas.

La primera ocurrió si no recuerdo mal el martes pasado por la tarde, después de la siesta con Pitufin y darle la merienda salimos mi padre y yo con él, yo para ir a trabajar a la tienda y ellos a dar el paseo correspondiente. 

Al rato de llegar a la tienda sentimos maullar a un gato, y salgo a mirar a ver si estaba debajo del coche de mi marido que lo tenía casualmente aparcado delante de nuestro establecimiento y no veo nada pero siento que el maullido viene de debajo de una furgoneta y allí veo un cachorro de gato que cuando me ve entra todo decido a la tienda. Entre mi marido, una chica que resulta que lo había encontrado primero y yo lo sacamos de donde se nos metió.

Yo procedo a realizar la correspondiente llamada a la protectora de animales local, para que lo vengan a recoger. No me contestan al teléfono y realizó una llamada a la policía municipal y ellos me dicen que se van a poner en contacto y que me llaman. En la espera la chica nos cuenta que se lo encontró en el portal de su casa pero que ella no se puede quedar con el gato pues es alérgica y que no sabe que hacer. Y en esas estábamos cuando nos llaman los de la protectora a la tienda diciendo que no pueden venir a recogerlo que están en una urgencia que si nos lo podemos quedar hasta el día siguiente, yo les digo que nos es imposible que estamos en un negocio y la chica que lo encontró primero al ser alérgica no puede tampoco. Me dicen que lo lleve a una clínica veterinaria para que vean si tiene chip y hagan la gestión desde allí.

Yo les digo que ok, y metemos al gato en una caja y me lo llevo a una clínica que sé que colabora con los de la protectora y allí comienzan los problemas, casi me ponen pegas para mirar si tiene el chip, que no tenía y que ellos ni la protectora se hacen cargo.

De mala leche ya me voy a la comisaría de la policía local, y me identifico como la persona que llamo por lo del gato, y ellos que no se pueden hacer cargo tampoco y en mi presencia llaman a la protectora y les dicen que no me van a recoger el gato porque no tienen gateras en sus instalaciones, que lo abandone donde lo encontré. Yo no daba crédito ante semejante barbaridad tanto la policía local como la protectora de animales me decían tan anchos que lo abandonara donde lo encontré que por cierto no lo encontré se nos coló en la tienda. Les dije que vaya manera de pasarse la pelota unos a otros y vaya “protectora de animales” que teníamos que primero me dan largas que me digan de mano la verdad, que si yo tenía que cerrar mi negocio para hacerme cargo de algo que era su cometido.

¿Qué clase de responsables ponen al frente de una protectora de animales, que te dicen que abandones a uno? Y más gordo aún ¿Qué agente de policía te dice que comentas un delito de abandono? Porque si yo dejo al gato en la calle y me ve una patrulla me multa….

Le doy las gracias por nada, y al sali me acordé de la clínica veterinaria de la que fui cliente y llevé  al gato allí,  y genial no me pusieron pega de ningún tipo, vieron que era una gatita de tres meses y medio. Que iban a poner un anuncio en el Facebook para ver si aparecía el dueño porque se veía muy dócil y podia ser de una casa, que no me preocupara de nada que si no aparecían los dueños que ellos con otra protectora que si cogian a todos los animales le buscaban un hogar.

Al final por el anuncio apareció el dueño un chico que llevaba todo el día buscándola y yo feliz de que todo se solucionará a pesar de todas las memeces que vi y viví.

Y la segunda situación la viví en el hospital de urgencias con Pitufin, fue esta madrugada con fiebre alta y no podía respirar y se quejaba y con mucha inquietud el niño, por lo cual decidimos llevarlo.

Pues bien les comento que el niño lleva malo desde el jueves que lo llevé a su pediatra y nos dio tratamiento con antibióticos y el dalsy para la fiebre y los dolores, pero que al ponerse así peor lo llevo para que lo vean.

Las enfermeras un encanto haciendo de todo para tranquilizarlo y se dejará poner la pulsera y lo de las constantes súper majas. La primera médico que lo vio también genial con una paciencia infinita para mirarlo y eso que no paraba, me dice ahora baja el pediatra para hacer mejor valoración.

Mientras calmo a Pitufin y mando un WhatsApp a mi marido para informarle de todo que está  en la sala de espera con mi madre.

En esto llega la pediatra y de malas maneras fuera esa manta, me pregunta el motivo de llevarlo y me suelta es que hay que dejar actuar a la medicación para que baje la fiebre, y yo ya pero el niño se me ahogaba. Se pone a mirarlo, y está bien es por los mocos sigue con la medicación que te dieron y te hago un informe ahora.

Pero vamos a ver señora pediatra yo no soy médico y no sé  si mi hijo no respira bien por los mocos o porque le haya derivado a una bronquitis.

Usted está de guardia para prestar un servicio médico y si le jodio que le despertarán para ver a mi hijo, yo le informo que no fui por gusto al hospital a pasar el rato. Será todo lo buena pediatra que quiera, pero con muy poco tacto a la hora de tratarme de esa manera, que una va preocupada por la salud del niño, que luego si nos los llevas a tiempo te cae la bronca por esperar.

En fin, que yo creía que ya me había topado con las situaciones más raras, pero no me siguen sorprendiendo y no para mejor.

A vosotros os han pasado cosas así, contarme vuestras experiencias.

Nos leemos!!!

Mi casa antes y después de ser mamá 

Esta claro que la maternidad cambia tu vida, eso nadie lo puede poner en duda. Pero tu casa también va a sufrir con la llegada del nuevo miembro de la familia.

Confieso que yo no he sido nunca una fanática de la limpieza, no me pasaba el día con la balleta en la mano y quitando continuamente el polvo a los muebles. Me gusta tener un orden de las cosas y que se vea limpio….

Con la llegada de Pitufin ese orden y limpieza a pasado a un segundo plano.

El salón antes con su alfombra y mesa de centro con sus adornos, ahora se ha convertido en zona de “guerra” esto quiero decir de juegos de Pitufin. La alfombra ha sido sustituida por sus alfombras de letras y números, la mesa de centro desplazada para un lado y fuera los adornos, es su centro de “mando” dónde colocar los coches, autobuses, peluches para jugar a chocar los o tirarlo de la mesa al suelo, o lo que es peor dar golpeazos con ellos en la mesa, que la hemos reforzado con otra tabla…

Por supuesto al salón se ha incluido una caja con juguetes, que se dedica a sacar y dejar tirados por el suelo del salón y del resto de la casa cuando se dedica al lanzamiento olímpico de juguetes. Vamos que a veces ir al baño es como pasar por un campo de minas, o un deporte de alto riesgo de no pisar alguno de sus juguetes y el no torcerse un pie es un milagro.

La cocina también ha tenido sus cambios, trona colocada contra la ventana, que cada vez que la tengo que abrir la tengo que mover. Quitar una silla cuando Pitufin ve los dibujos en la trona mientras desayunamos. También es la zona de baños, ponemos su bañera encima de la mesa, esto no sé hasta cuando podremos pues ya casi ni entra en su bañera, y ni le digas de bañarse en la bañera del baño que entra en pánico y no hay manera…. 

El lavar los platos, eso cuando puedo, el fregadero hasta los topes. No me gusta pero es lo que hay y no me puede desdoblar más, no doy para más.

La silla de paseo la tenemos en el despacho-comedor que más bien parece un almacén pues también hay cajas de ropa que ya no usa Pitufin de los primos y están allí esperando a ser de vueltas.

Los fines de semana me organizo para limpiar, pero confieso que no son muchos en que lo hago, estoy cansada por las noches sin apenas dormir, del estrés con la tienda, el andar a las carreras toda la semana y eso para factura.

Quiero organizar mejor las tareas del hogar y espero poder hacerlo, y no “morir” en el intento de esquivar juguetes del suelo o voladores, o a un Pitufin corriendo como loco por casa.

Mamás y futuras mamás el caos puede invadir nuestras casas, pero sin duda el ser madres es una experiencia que conlleva esto y mucho más. Personalmente a veces prefiero tener todo patas arriba y disfrutar de mi peque que estar con la balleta en la mano todo el rato…

Nos leemos!!!